Francesc Llompart, Francesc Llompart Pons, contemporary music, electroacoustic, electroacoustic music

Unearthed Utterance

2009, Electroacústica fija (2c.)

Infinitos senderos dibujan laberintos atravesando el espacio espectral. Pero no son más que los hilos que mantienen cohesionado el sonido: no podemos oír esos senderos ni las infinitas melodías que esconden, sacrificamos su identidad individual en beneficio de la integridad del sonido. Sentimos la forma del laberinto pero no es tal cosa para nosotros porque no podemos perdernos en el.

Si pudiéramos, encontraríamos cualquier música imaginable escondiéndose tras el sonido de un motor de coche o una textura orquestal suficientemente densa. Las dinámicas y la mayor parte de cualidades sonoras estarían fuera de lugar pero las notas podrían estar ahí, aunque fuera tan sólo débilmente en la resonancia de un platillo. Y lo único que nos priva de esta percepción es aquello que nos hace capaces de apreciar un determinado "color" en el sonido cuando todos los hilos forman una cuerda y el bosque no nos deja ver los árboles.

Pero, entrenando el oído, uno puede abrir una pequeña mirilla hacia el mundo del espectro sonoro. Es trabajo del ingeniero de sonido hacerlo, y de los músicos, quienes tienen multitud de mirillas. Se ha teorizado que muchos sistemas armónicos son distorsiones de aquello que podemos ver al otro lado, llegando al extremo del espectralismo, que es la fantasía fractal del arquitecto que sólo dispone de pequeños laberintos para construir un gran laberinto. Estos diferentes niveles en ocasiones se asimilan el uno al otro y confunden nuestra percepción, de manera similar a cómo uno puede mirar un árbol y ver en él un pequeño bosque en vez de un conjunto de ramas, y en otras ocasiones el gran laberinto es expuesto como si fuera una gran pintura de lo que hay tras la mirilla. Es un ejercicio creativo sobre el análisis del sonido.

 

"Unearthed Utterance" (voz desenterrada) es un ejercicio del mismo tipo. En esta pieza, un gran pedazo de sonido (una pieza entera de un compositor entero, de hecho) fue usado como la pieza de un escultor. Incluso un sonido con una textura relativamente simple como éste esconde mucha densidad espectral. Con tan sólo cuatro voces diferentes cantando en una armonía cómoda uno esperaría encontrar unos pocos armónicos, muchos de ellos compartidos por dos o mas voces. Pero la complejidad estadística en el dominio del espectro de transitorios, reverberación, la pronunciación de consonantes, ruido ambiente y artefactos de audio (todo ello presente en la grabación usada) creó un laberinto mucho mas intrincado una vez representado el sonido como combinación de tonos puros.

Pero puesto que la densidad era aún así relativamente baja resultó como si mi piedra de escultor estuviera llena de agujeros: Podía cincelar algo en ella, seleccionando y separando hilos sonoros, pero no cualquier cosa. Además los hilos pueden ser bastante largos a veces de manera que una decisión tomada sobre un punto de la piedra iba a delimitar mis acciones sobre otro punto. Había muchas figuras escondidas en la piedra esperando ser descubiertas pero las posibilidades estaban limitadas lo cual hacía el proceso verdaderamente interesante para mí porque me obligaba a explorar mucho y pude descubrir música escrita por nadie y comisariar, dentro de mis delimitaciones, qué iba a formar parte de la pieza final, que no iba a tener ninguna relación con la esencia musical de aquello que había ahí al principio

La baja densidad, la armonía específica y la longitud de los hilos no eran las únicas limitaciones bienvenidas: las dinámicas, el vibrato y la articulación de la voz evaporada han quedado fosilizadas en este murmurar destilado de tonos puros.

"Unearthed Utterance" se estrenó el 2011 en el Hilltown New Music Festival (Irlanda) donde sonó junto con otras piezas como parte de una instalación que sonó continuamente durante todo el festival (del 15 al 17 de julio).

También ha sido publicada por "La Justa Entropía" en la sexta entrega de su serie de recopilaciones.